Andy Murray es el campeón de Wimbledon

Con parciales de 6-4, 7-6 (3) y 7-6 (2), el pupilo de Ivan Lendl derrotó a Milos Raonic y se coronó por segunda vez en el Grand Slam londinense.

Antes del comienzo de este torneo, si uno veía el cuadro, suponía que, en la parte superior del mismo, Novak Djokovic o Roger Federer serían los posibles finalistas, mientras que del lado inferior, Andy Murray se perfilaba como el gran candidato. El serbio cedió ante Sam Querrey y el suizo cayó ante Raonic. El de Dunblane cumplió con la lógica y avanzó hasta el match decisivo, en donde se midió frente a quien conduce Carlos Moyá.

Foto: Wimbledon
Foto: Wimbledon

Ya desde un comienzo se vio como iba a ser la dinámica del partido. El canadiense buscando desbordar con sus potentes tiros, y su rival contraatacando. La gran devolución de Murray, tal vez una de las mejores del circuito, contrarrestaba los misiles que venian desde el otro lado de la red. Tal es así que Milos finalizó con sólo 8 aces (había convertido 20 o más en cinco de las seis rondas previas). En el séptimo juego, el escocés rompió el saque de Raonic y, tras mantener y no poder romper nuevamente, el parcial finalizó 6-4.

Aquel quiebre fue el único de todo el encuentro. A partir de allí, ambos jugadores mantuvieron sus respectivos games de servicio. En el segundo set, el campeón de este certamen en 2013 no pudo aprovechar ninguna de las cinco chances de break que dispuso y todo se definió en tiebreak. Allí, el mejor tenis de Murray apareció para llevarse el mismo por 7-3.

Foto: Wimbledon
Foto: Wimbledon

Una estadística: luego de haber ganado los dos primeros sets en un Major, Andy Murray sólo cayó en una ocasión (frente a Nalbandian, en Wimbledon 2005 – récord 120-1). El tercer parcial fue casi una copia del anterior. Raonic trataba, aunque sin mucho éxito, desbordar a Murray para subir a la red. Este último, con constantes passings shots muy angulados, contrarrestaba dichos ataques. Otra vez, todo se definía en tiebreak. En un abrir y cerrar de ojos, el británico se puso 5-0, para luego terminar cerrándolo por 7-2 y consagrarse en La Catedral por segunda vez, tras la ya mencionada en el 2013.

Así, Murray se alza su tercer trofeo de Grand Slam (US Open 2012), y luego de la llegada de Ivan Lendl hace unas semanas, está invicto (12-0) y con dos títulos (Queens – Wimbledon). Además, aunque aún esta lejos, le descontó varios puntos al actual número uno del mundo, Novak Djokovic.

Foto Portada: Wimbledon

Please follow and like us:
0

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Log in here!