[Blog] Made in… #Brisbane

Este post es auspiciado por Fila Argentina

Alguna que otra vez nos gusta contar historias, biografías, conociendo pero tambien todo aquello que no pasa exclusivamente dentro del court. Luciano Scandizzo, fue acreditado por El Tenis Que No Vemos a Brisbane y también lo hará en el Australian Open. “Lucho”, nos traerá un mini-blog con todo eso que en la televisión no se ve.

 

Brisbane, a pesar de ser la tercera ciudad más poblada de Australia luego de Sidney y Melbourne, es una ciudad tranquila con una población mayormente envejecida. Se encuentra atravesada por el río Brisbane, lo que hace que el ferry sea un transporte público más para sus habitantes. Nuestro alojamiento se encuentra en el centro de la ciudad, lejos del Queensland Tennis Center donde se disputa el torneo al Sur de la ciudad.

Para llegar hasta el complejo debemos tomarnos un ferry y luego un tren, tardando aproximadamente unos 50 minutos. En la ciudad se ha publicitado mucho el torneo, la misma voz del tren que avisa a qué estación estamos llegando advierte a los pasajeros de que en la estación “Yerongpilly”, hay que bajarse si uno tiene los tickets para ver el torneo. Por otro lado, uno de los beneficios que ofrece el torneo es que aquellos que tienen entradas no abonan el transporte público.

Ni bien se llega al complejo ya se respira tenis, más bien uno ya respira el Australian Open. El mismo color de las canchas, las mismas pelotas, el mismo clima, entre otras cosas. En el sector de información regalan al público bandanas y muñequeras con el logo del torneo, aunque si uno quiere un regalo más sofisticado debe ir a comprar al store. Allí uno puede encontrar remeras a 35 dolares australianos ($400 aproximadamente), toallas a 40 dólares australianos ( al cambio unos $500 ) y otras cosas para llevarse de recuerdo.

Otra cuestión que nos llamó la atención del torneo es que sus tres canchas principales (Pat Rafter Arena, Show Court 1 y Show Court 2) están techadas. Pero sus techos no son corredizos y no cubren la totalidad del estadio. Esto hace que si está lloviendo muy fuerte los partidos deban suspenderse ya que el agua entra por los costados.

Lo primero que hicimos fue ir a ver a Gustavo Fernández, quien estaba jugando un partido exhibición en la cancha número dos. El “lobito”, ganó fácil su partido. Luego del mismo, me quedé hablando un poco con su entrenador Fernando San Martín, quien nos contó que la semana que viene que viene se van a “Sydney a jugar un Súper Series para ponerse a punto de cara a lo que será el Australian Open, el objetivo principal de Gustavo”.

Más tarde fuimos a conocer la sala de prensa. La misma cuenta con pantallas que muestran los partidos en las principales dos courts y otra pantalla con los livescore de todas las canchas. En general cada torneo tiene su caterering pero me sorprendió gratamente, la variedad de la comida como su elaboración, tanto en el almuerzo como en la cena. Encontramos carne, pollo, pastas y para el postre se podía elegir entre algo dulce o una fruta. En el torneo local que tenemos en argentina si no es en el VIP, solo se ofrecen bebidas y por la tarde sandwiches de jamón y queso.

El público australiano es muy amable y muy correcto cuando se encuentra en una cancha de tenis, aunque no por eso dejan de apoyar y gritar por sus jugadores. El plato principal del día fue el partido entre el español Rafael Nadal y el canadiense Milos Raonic. Me sorprendió que la gente no esté mayoritariamente a favor de Nadal, aunque rápidamente me di cuenta que Milos había ganado la edición pasada y que es muy querido aquí en Brisbane, a pesar de no contar con un carisma especial. A los fans australianos también les gusta mucho el tenis femenino. Las canchas están repletas tanto para ver a las mujeres como a los hombres.

Volvimos tarde a casa, pero muy contentos de nuestra experiencia en nuestro primer día en el ATP y WTA de Brisbane.

 


Segundo día para nosotros en el Brisbane International. Las semifinales masculinas y la final femenina nos esperaban en el Pat Rafter Arena. Pero en la cancha número uno, se encontraban jugando Gustavo Fernandez y el número 1° del mundo sobre silla de ruedas, el británico, Gordon Reid. Me habían hablado muy bien sobre el británico pero nunca lo habia visto jugar. Me sorprendió su talento y rápidamente me di cuenta por qué es el mejor en su especialidad. Con sus drops shots me hizo acordar a Guillermo Coria. “Gusti”, luchó muchísimo pero poco pudo hacer y sucumbió en dos sets.

Las semifinales masculinas transcurrieron sin ningún tipo de sorpresa. Tal vez uno esperaba que Milos Raonic arribe nuevamente a la final pero Grigor Dimitrov mostró un nivel superior en todo el encuentro. La victoria de Kei Nishikori ante Stan Wawrinka no fue sorpresiva teniendo en cuenta el nivel que había mostrado uno y otro en la semana.
El partido estelar de la jornada estaba en la sesión nocturna. Alizé Cornet y Karolina Pliskova se enfrentaban en búsqueda del título. Realmente poco pudo hacer la francesa ante la potencia y el servicio de la checa. La finalista del Us Open 2016 la pasó por arriba con un contundente 6-0 6-3. Karolina Pliskova es una de las principales candidatas a ganar el Australian Open, lo que sería el primer grande de su carrera. Sin embargo, se mostró muy cauta al respecto en la conferencia de prensa y se limitó a decir que en Melbourne iba a tener jugadoras por delante mucho más duras que las que tuvo en Brisbane. Es para destacar también el espíritu de lucha de la francesa, que nunca se dio por vencida y batalló hasta el último punto, A su vez, mostró una excelente predisposición con los periodistas en la conferencia de prensa post partido.
Una cosa que me sorprendió de las conferencia de prensa es que son como una conversación entre el jugador y los periodistas. Estos últimos no dicen el medio al que pertenecen y directamente preguntan, con la posibilidad de encimarse uno con el otro. No hay nadie que modere la conferencia, o mejor dicho si la hay, pero no lo hace. O por lo menos no lo hace de la manera que se realiza aquí en Argentina, donde los periodistas debemos levantar la mano y recién cuando el moderador nos da la autorización podemos preguntar.
Luego de asistir a las conferencias de prensa de las finalistas me fui nuevamente al estadio para ver el último set de la final de dobles femenina. Mattek Sands y  Sania Mirza derrotaron a las rusas Vesnina/Makarova y se llevaron el título. Esta final tuvo una particularidad: Mattek Sands se convirtió en la nueva número 1° del mundo en dobles desplazando a su compañera Sania Mirza.
Hasta aquí llegó el reporte del segundo día. Mañana veremos la final de singles y la de dobles, ambas de la rama masculina.


Nuestro tercer y último día en el Brisbane International. Hoy fue día de finales en la rama masculina, pero en la cancha número uno nuevamente jugaba un partido exhibición Gustavo Fernandez. Luego del partido me quedé hablando con su entrenador Fernando San Martín, quien nos contaba sobre los objetivos y expectativas que tiene sobre este año para “Gusti” y la decepción de no haber podido conseguir una medalla en los Juegos Paralímpicos de Río 2016. 

A nivel personal, debo decir que esta semana aprendí muchísimo sobre el tenis sobre silla de ruedas y debo agradecer a Fernando por su buena predisposición y enseñarnos sobre este deporte que me pareció alucinante. Es increíble la intensidad que le ponen en los entrenamientos y el nivel de tenis que pueden llegar a jugar. Es un espectáculo fascinante que debería tener mayor y mejor difusión.

Luego me fui al Pat Rafter Arena para ver la final de dobles masculina, donde los locales Kokkinakis y Thompson derrotaron a Querrey y Muller. Algo que me sorprendió de los australianos es el apoyo incondicional que le dan a sus jugadores, independientemente de si sean de elite o no. Tuve la posibilidad también en el transcurso de la semana de presenciar un partido de dobles femenino donde las locales Barty y Dellacqua jugaron a cancha repleta en una de los estadios auxiliares. Creo que eso, desde mi humilde opinión, nos falta un poco a los argentinos. Para ir a ver a Del Potro llenamos el estadio, pero cuando jugadores de menor nivel disputan torneos aquí en Argentina no los apoyamos lo suficiente.
El desenlace de la final de singles masculina fue una sorpresa para mí. Lo había visto al japonés Nishikori con un nivel altísimo en la semana y supuse que su experiencia iba a pesar a la hora de definir el título. Pero el búlgaro la “rompió” para llevarse el campeonato y comenzar el año de la mejor manera posible. Tuvimos unos días fantásticos, es hora de hacer la valija e ir hacia Melbourne. Nos espera el primer grande de la temporada. ¡Nos leemos en breve!,¡Hasta Pronto!
Please follow and like us:
0

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Log in here!