Nota | 10 años no es nada

Foto: Google Images

Se cumplió una década de uno de los mayores logros para el tenis argentino, el que tuvo como
feliz protagonista a nuestro querido Guillermo Cañas.

Es muy lindo poder disfrutar en la actualidad de la magia del Expreso Suizo. Los amantes del tenis no olvidarán éste 2017 en el que se vio a la Raqueta Helvética volver a desplegar todo su repertorio – incluso ser campeón en diferentes superficies, dura y césped -, ganando 2 títulos de Grand Slam (Australia y Wimbledon), 2 Masters 1000 (Indian Wells Y Miami) y un ATP 500 (Halle) cayendo en la final del Masters 1000 de Toronto Cánada.

A sus 36 años y tras estar inactivo todo el segundo semestre de 2016, cuando los más optimistas lo daban fuera de combate por la disputa en los primeros puestos del ranking y lejos de adjudicarse los principales torneos del circuito. La Leyenda demostró que continúa. El Maestro regresó con todo. Sí. Hizo cambios técnicos en su juego – acortó el back swing en alguno de sus golpes, incluso modificó el diseño de su raqueta -, para obsequiarnos un capítulo más de su exquisito tenis.

Lo que también es muy lindo y nos llena de orgullo a quienes nos gusta el tenis -principalmente a los argentinos – es poder recordar que hace 10 años un integrante de La Legión batía al gran Roger de forma consecutiva en distintos torneos. Y con tan solo seis días de diferencia entre ambos matches. Guillermo Cañas el muchacho nacido en Tapiales fue el hacedor de semejante hito para el deporte nacional. Las mencionadas victorias llegaron en marzo de aquél 2007. 

Willy despachó precisamente en Indian Wells, tras ingresar al cuadro principal como lucky looser – anteriormente denominado Pacific Life Open – a Federer en segunda ronda (R64) 7/5 y 6/2 quitándole al Europeo una racha de 41 victorias consecutivas. Luego lo venció en Miami, ingresando al main draw por medio de la clasificación – en ese momento llamado Sony Ericsson Open – por los octavos de final (R16) 7/6 (2) ; 2/6 y 7/6 (5), donde finalmente caería en la final del certamen frente al serbio Novak Djokovik cerrando una semana magnífica. Aguerrido, metedor, jugando un tenis de alto porcentaje pero contrarrestando el nivel de su adversario con precisos passing shots y desequilibrando con winners en los momentos justos Cañitas logró la epopeya. ¡Épico!

Al ser consultado sobre sendas victorias, un sincero Todo Terreno argumentó: “(… )En Miami, Roger no dejó nada librado al azar, yo lo notaba, él no quería volver a perder conmigo bajo ningún punto de vista, estaba alerta. Tal vez si pudo confiarse cuando le gané en Indian Wells (…)”

 

Foto Portada

Please follow and like us:
0

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Log in here!