Conociendo a… Andrey Rublev

Nacido en Moscú el 20 de octubre de 1997, Andrey Rublev es una de las máximas promesas del tenis ruso. Sus aptitudes dentro del court son indiscutibles aunque su gran problema está en la cabeza. Su propio entrenador, el español Fernando Vicente, ha dicho en más de una oportunidad que “la cabeza marcará hasta dónde llegará”. Ese es un aspecto que el moscovita deberá trabajar para poder escalar aún más en el circuito.

Rublev proviene de una familia de clase alta y que siempre estuvo vinculada al deporte: su padre, Andrey Rublev sr. fue un reconocido boxeador y su madre, Marina Marenko fue entrenadora durante un tiempo de la tenista Anna Kournikova. Además su hermana también es entrenadora. Ellas fueron quienes lo impulsaron a sentir pasión por el deporte de la raqueta.

Centrándonos ya en la actividad tenística de esta joven promesa, nos remontamos a su etapa junior. Se inició en 2011 debutando en la fase previa de un torneo disputado en Luxemburgo. Ya en su segundo torneo en el circuito juvenil consiguió su primer título. Fue en Phoenix y esa fue su primera consagración en pista dura. En 2014 dio un salto de calidad en su juego ganando Roland Garros Junior y quedando entre los ocho mejores en el Abierto de Australia. Ese mismo año llegó a la cima del ranking combinado de la ITF. En ese entonces Rublev ya había ganado numerosos títulos en distintas superficies. El mundo empezaba a prestarle atención al ruso.

En 2013 comenzó a hacer sus primeras apariciones como profesional disputando Futures. Sus primeras experiencias fueron más que positivas ya que quedó entre los ocho mejores en Bulgaria F6 y en Bulgaria F7 y llegó a la final en Bielorrusia F1. Recibió una WC para disputar el Challenger de Kazán y ganó su primer título en Futures en Estados Unidos en tierra batida. El balance de su primer año como profesional fue muy bueno.

El año en donde se terminó de consolidar en el circuito ATP fue el 2017. La obtención del ATP 250 de Umag ante el italiano Paolo Lorenzi.  (6-4 y 6-2), quedar entre los ocho mejores del US Open (Rafael Nadal le ganó 6-1, 6-2 y 6-2) y la final disputada en el Next Gen ATP Finals (cayó ante el surcoreano Hyeon Chung 4-3, 3-4, 2-4 y 2-4) fueron los principales logros que englobaron la mejor temporada de su carrera profesional.

El 2018 empezó tan bien como finalizó el 2017. Alcanzar su mejor posición en el ranking (32°), la final disputada en Doha ante el francés Gael Monfils (cayó 2-6 y 3-6) y jugar por primera vez la tercera ronda del Abierto de Australia (derrota ante Grigor Dimitrov 3-6, 6-4, 4-6 y 4-6) son muestras de que el crecimiento de este joven ruso es exponencial y no parece detenerse. Tiene un porvenir maravilloso.

Foto portada: Australian Open

Please follow and like us:
0

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Log in here!