Conociendo a… Kyle Edmund

Si bien es oriundo de Johannesburgo, Sudáfrica, el nacido un 8 de enero de 1995 recorre el circuito ATP representando a Gran Bretaña. Con una derecha que en cada impacto es un lanzallamas, Kyle va progresando a pasos agigantados. Aunque todavía no ha sumado ningún laurel a nivel ATP como profesional, su juego hace creer que, más pronto que tarde, llegarán las consagraciones.

Hijo de Steven y Denise y hermano de Kelly, Edmund decidió abandonar su hogar para entrenar en canchas de polvo de ladrillo. El destino fue Sudamérica y más precisamente la capital de nuestro país. Allí practicó en las pistas de El Clú, en el barrio de Saavedra. Luego de coronarse en el Challenger porteño en el 2015 decidió volver a su residencia en Inglaterra.

“Kedders” se asentó en su carrera como Junior en el año 2011, allí logró llegar a las semifinales del US Open perdiendo contra el checo JiriVesely. La temporada siguiente vendría con dos grandes logros en dobles. Junto al portugués Federico Ferreira Silva ganó el Abierto de los Estados Unidos ante los australianos Nick Kyrgios y Jordan Thompson, y Roland Garros ante los chilenos Christian Garín y Nicolás Jarry. A principios de ese año llegó a estar octavo en el ranking combinado ITF.

Profesional desde 2012, el gran salto de Kyle en el circuito ATP fue en 2016. Esta fue su mejor temporada, en la que alcanzó la cuarta ronda del Abierto de los Estados Unidos donde fue eliminado por el primer preclasificado,NovakDjokovic. También alcanzó los cuartos de final de un torneo ATP en Doha. En los Masters de Indian Wells y Miami llegó a primera ronda en uno y en el otro cayó en segunda ronda nuevamente ante “Nole”.

El año 2017 de Edmund fue una continuación en cuanto a nivel tenístico de la temporada anterior. Alcanzando su mejor marca en Wimbledon (2R) y en Roland Garros (3R). Si bien su progreso no se detuvo, todavía le faltaba terminar de dar un “click” que termine de impulsarlo de lleno en el circuito ATP.

Esa vuelta de tuerca parece haber llegado en este 2018. Si bien debió bajarse antes de comenzar el torneo en Auckland, Edmund comenzó el año siendo un torbellino en el Abierto de Australia. Llegó a semifinales, su mejor marca en un Grand Slam, dando un golpe sobre la mesa al derrotar a Dimitrov en cuartos de final. La temporada ya comenzó y el juego que demuestre durante el transcurrir de los meses dirá si estamos en presencia del gran despegue de Kyle Edmund.

Please follow and like us:
0

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Log in here!