Copa Davis | La serie, más viva que nunca

Luego del traspié sufrido por Nicolás Kicker ante su tocayo Jarry en el primer punto, Diego Schwartzman salió a la cancha para buscar equiparar la serie. El “Peque” fue más que su rival, pero algunos baches en su juego complicaron el partido más de la cuenta. El score fue 7-6 (2), 6-7 (2) y 6-2 para el surgido en Náutico Hacoaj. Ahora la historia está igualada en 1 y está más viva que nunca.

El primer set fue durísimo, muy parejo. No se notaron para nada los 220 puestos en el ranking ATP que había entre un lado y el otro de la red. Esa paridad estuvo dada principalmente porque Diego no pudo desenvolverse con tanta soltura. Eso favoreció a Garín y todo terminó resolviéndose en el tiebreak. En el treceavo juego del set, el tenista chileno comenzó a cometer errores no forzados que abrieron el camino a Schwartzman hacia la obtención de la primera manga.

Ya en el segundo parcial, el trámite fue muy similar al del set anterior. Diego no lograba soltarse y a Garín poco parecía pesarle en la cabeza el tiebreak perdido. Se mantuvo así hasta el quinto game del set en el que Schwartzaman logró quebrar el saque de su oponente. A partir de ahí todo hacía suponer que la contienda se aclaraba para el argentino. De hecho a raíz de ese quiebre llegó su mejor momento en el partido. Garín comenzaba a desesperarse. Como si fuera poco llegó a tener match point cuando el score estaba 7-6 5-3 con saque del trasandino. Pero no logró quebrar nuevamente el servicio del rival y tampoco pudo cerrarlo con su saque. Eso derivó en otro tiebreak para decidir el set. Esta vez el chileno estuvo más fino y con la mente más fría y logró poner en tablas el match.

El set decisivo tuvo un arranque arrasador para Diego. Logró quebrar dos turnos de servicio consecutivos de Garín y posicionarse 4-0. Luego, en un game atípico, el chileno logró recortar distancias y colocarse 1-4. Pero rápidamente Schwartzman volvió a ponerse dos breaks por delante. Y, como en el set anterior, el argentino tuvo la chance de cerrar el partido con su servicio. Al igual que antes, desperdició dicha oportunidad. La incertidumbre no duró mucho ya que un nuevo quiebre de Schwartzman sentenció la historia 7-6(2), 6-7(2) y 6-2. De esta manera, la serie está 1-1 quedando todo por definirse mañana en el dobles y los dos singles que se jugarán.

Fotos: Mechi Fuentes/Sergio Llamera

Please follow and like us:
0

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Log in here!