Wimbledon | Semifinales históricas

En estas semifinales fuimos testigos de la historia. El viernes y el sábado en los que se disputó esta instancia masculina de Wimbledon 2018 seguramente sean recordados en los próximos años. Empezando con la trabajada victoria de Anderson ante Isner y siguiendo con la victoria de Novak Djokovic ante Rafael Nadal, ambos partidos estuvieron marcados por la adrenalina y la tensión.

La primera semifinal nos dio lo que esperábamos. No se salió del libreto. Al ser dos jugadores con mucha solidez con su servicio y no tanta fortaleza en la devolución, lo lógico era que casi todos los sets que se disputasen terminaran definiéndose en el tiebreak. Eso fue lo que terminó sucediendo en los tres primeros. Anderson se quedó con el primero e Isner con los siguientes dos. El cuarto el sudafricano lo ganó sin necesidad de desempate. En el quinto, ya sin la posibilidad de tiebreak, se dio lo más probable: un set muy largo. Fue 7-6, 6-7, 6-7, 6-4 y 26-24 para Anderson en casi siete horas de juego.

Kevin Anderson, el ganador de la interminable primera semifinal.

Luego de la interminable batalla entre Anderson e Isner, debía jugarse el plato fuerte de la jornada: el enfrentamiento número 52 entre Rafael Nadal y Novak Djokovic. El partido se jugó con el techo cerrado y luz artificial. No hubo grandes diferencias entre ambos (de hecho estaban igualados en 107 respecto a la cantidad de puntos ganados en la parte disputada el día viernes). El tercer set fue el claro ejemplo de eso. Tuvo que definirse todo en un largo tiebreak que se terminó llevando el serbio 11-9. Una vez finalizada la tercera manga debió suspenderse el partido ya que eran las 23 horas en Londres, y en el municipio de Merton, en donde se encuentra el All England Lawn Tennis and Croquet Club, hay una ley que prohíbe los eventos públicos después de esa hora. Por ese motivo, el partido debió reanudarse en la jornada del sábado.

El partido de Nadal y Djokovic debió seguir en la jornada del sábado.

Y el sábado arrancó tan intenso como terminó el viernes. Con un juego de saque de Nadal para abrir el cuarto set que duró alrededor de quince minutos, seguía siendo un partido en donde los detalles eran los que marcaban la diferencia. Luego de batallar mucho, Nadal se llevó el cuarto parcial 6-3. En el quinto se vio un partido en donde el espíritu competitivo de ambos afloró. No se daba una pelota por perdida, jugaron con el cuchillo entre los dientes y recién pudo llevarse el partido el serbio al quebrar en el decimoctavo game. Fue un score final de 6-4, 3-6, 7-6, 3-6 y 10-8 para Novak Djokovic. El serbio vuelve a estar en una final de Grand Slam desde aquella que perdió ante Stan Wawrinka en el Abierto de los Estados Unidos de 2016. Casi dos años han pasado, pero Nole está de vuelta en la élite del tenis mundial.

Fotos: Wimbledon

Please follow and like us:
0

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Log in here!