Kinesiología Deportiva | Los 10 mandamientos para prevenir lesiones en el tenis

Lic. Diego Méndez

En el tenis, al igual que en muchos otros deportes, predominan las lesiones llamadas crónicas o típicas de cada actividad, y que se producen como resultado de básicamente tres factores:

·Sobreuso. Este tipo de lesiones aparece en tenistas que, teniendo una buena técnica, no dosifican lo suficientemente bien la carga de entrenamiento generando un disbalance entre los períodos de trabajo y descanso. Son más frecuentes en tenistas profesionales.
· Mala técnica. Cuando la técnica no es buena, aparecen lesiones como el tan conocido codo de tenista, que no suelen estar relacionadas con el sobreuso, sino con gestos deportivos erróneos encontrados mayormente en el tenista amateur.
· Alteraciones posturales. La gran mayoría de las lesiones crónicas tienen una base en la postura de cada persona.

La mayor parte de las lesiones que encontramos en el tenis tienen un mix de estos tres factores, lo que requiere un trabajo multidisciplinario de los diferentes profesionales que rodean al tenista para poder solucionarlas o, aun mejor, prevenirlas.

Los 10 Mandamientos para la prevención de lesiones

Comé equilibradamente en calidad y cantidad según tus requerimientos para prevenir la aparición de lesiones y fatiga muscular en la práctica deportiva, así como también favorecer la recuperación energética posterior a la actividad física. Consultá a un nutricionista para conocer tus necesidades y cómo cubrirlas con la alimentación adecuada. La consulta al profesional de nutrición suele, lamentablemente, limitarse al tenista profesional. Sin embargo, ciertas estrategias de ingesta diaria pueden ayudarte a prevenir lesiones por sobreuso.

Hidratate antes, durante y después del entrenamiento o partido con bebida deportiva para retrasar la fatiga y evitar la deshidratación y calambres. La cantidad de líquido requerida va a depender tanto de la persona como de las condiciones climáticas en las que se practica el deporte.

Prepará tu cuerpo físicamente y de forma específica para el tenis. Si hablamos de prevención de lesiones, deberás fortalecer y mantener flexibles músculos específicos dependiendo del deporte que practiques. No generalizar. Es muy común que el tenista amateur sólo se preocupe por jugar partidos y tomar clases dejando de lado la preparación física. La práctica deportiva no te entrena para del deporte, la preparación física sí.

 

Avisale a tu medico y/o kinesiólogo antes de realizar cualquier cambio en la raqueta, cuerdas, superficie de juego o gesto deportivo. Estos momentos son donde más vulnerable sos a lesionarte. No importa tanto si la raqueta es pesada o liviana, si tenés mucha o poca tensión en el encordado, si jugas en polvo o en cancha dura; lo importante es que no realices cambios bruscamente sin antes preparar tu cuerpo para poder soportarlo disminuyendo el riesgo de lesión.

 

Realizá una completa entrada en calor y vuelta a la calma. La preparación de las diferentes estructuras del cuerpo para la realización deportiva es muy importante. Los movimientos explosivos en rangos extremos realizados en un músculo no preparado pueden tener consecuencias no deseadas. De igual manera, ciertas estrategias implementadas post ejercicio ayudan a acelerar la recuperación y nos permiten no solo disminuir el riesgo de lesión, sino volver a la práctica deportiva más tempranamente.

 

No estires excesivamente luego de la actividad. Usualmente se piensa que luego de una actividad física de alta intensidad debemos “estirar bien” para que los músculos “no se acorten”. El objetivo de los estiramientos realizados inmediatamente posterior al ejercicio no tienen como objetivo ganar flexibilidad sino disminuir el tono muscular aumentado durante el trabajo físico. Las condiciones en las que se encuentra el músculo en ese momento no son propicias para soportar un estiramiento vigoroso, pudiendo ocasionar el efecto contrario al buscado. Los estiramientos post actividad deben ser muy suaves y pasivos. Se recomiendan tiempos de 30 segundos por cada repetición.

 

Planificá tu calendario deportivo en conjunto con tu entrenador, preparador físico y kinesiólogo. Los períodos de descanso son tan importantes como los entrenamientos. Como vimos en las notas anteriores, la coordinación entre el entrenamiento de tenis y de físico deberá ser orquestada para evitar períodos de sobrecarga brusca y así disminuir el riesgo de lesiones.

 

No juegues con dolor. Continuar con la práctica deportiva durante un proceso doloroso puede ocasionar consecuencias a distancia. Con el fin de mantener el rendimiento durante un partido, el cuerpo podrá realizar movimientos compensatorios que aumentarán la carga en otras estructuras pudiendo llegar a producir lesiones en otro lugar el cuerpo. Dolor no significa daño. Es necesario evaluar su naturaleza y abordarlo con la herramienta indicada.

 

No entrenes con cansancio. Muchas lesiones son consecuencia de exigencias físicas habituales en situaciones de stress extradeportivo. Si saliste el día anterior, tomaste alcohol o tuviste un día muy largo de trabajo, es preferible descansar o realizar un entrenamiento más liviano. No siempre más es mejor.

 

No te guíes por consejos no fundamentados. Todos conocemos alguien que pasó por lo mismo que vos. El problema es que no siempre es la misma lesión por más que el dolor tenga la misma localización. Una tendinopatía en la rodilla de una persona puede tener un origen completamente diferente que en otra persona y, por lo tanto, su abordaje será otro.

 

Please follow and like us:
0

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Log in here!