El día que el deporte blanco se manchó

Un 30 de abril, pero en 1993, la jugadora serbia Mónica Seles sufrió uno de los hechos mas lamentables en toda la historia del tenis. El alemán Gunther Parche, fanático de Steffi Graf, gran rival de Seles, la apuñaló por la espalda.

Foto: Tennis Now
Foto: Tennis Now

A fines de la década de los 80, el tenis femenino pasaba por su mejor momento. Tenistas como Steffi Graf, Gabriela Sabatini, Arantxa Sánchez Vicario, entre otras, le daban a la WTA gran cantidad de seguidores. Arrancaban los 90’ y un nombre aparecía para quedarse: Mónica Seles. Esta zurda nacida en la por entonces Yugoslavia que sorprendía a fanáticos del tenis, con gritos ensordecedores, además de ejecutar los golpes de drive y de revés a dos manos.

En 1989, Seles se alzó con su primer trofeo, en Houston, tras derrotar a Chris Evert en la final. Su primer Grand Slam fue en Roland Garros 1990, en donde venció a su mayor rival, Steffi Graf, por 7-6 (6) 6-4. 1991 y 1992 fueron grandes años para ella, ya que además de alcanzar el número uno del ranking (superó a Graf), se llevó 6 de los 8 Majors que se disputaron (en ningunó de esas temporadas ganó Wimbledon).

1993 también empezaba de la mejor manera: en menos de un mes se quedaba con los trofeos en el Abierto de Australia (d. Graf) y Chicago. Pero aquel 30 de abril todo cambió. Durante los cuartos de final del torneo de Hamburgo, Seles enfrentaba a la búlgara Magdalena Maleeva. Cuando la serbia estaba adelante 6-4 4-3, con ambas jugadoras en los bancos, Gunther Parche, fanático de Graf, apareció con un cuchillo de cocina y se lo clavó por la espalda. Por alegar enfermedad mental, a Parche solo lo “condenaron” a tratamiento psicológico y dos años de libertad condicional.

Seles y Sabatini, más que amigas. Foto: canchallena
Seles y Sabatini, más que amigas. Foto: canchallena

A raíz de ello, 17 de las mejores 25 del mundo de la WTA votaron, por si o por no, si congelarle el ranking (1°) a Seles hasta que estuviera de vuelta en los courts. Sorpresivamente, sólo Gabriela Sabatini se abstuvo, mientras que las demás votaron por no congelarle el ranking. “Gaby fue la única jugadora que me apoyó después del ataque, por eso le tengo mucho respeto y la aprecio. Ella pensó como persona, no con el ranking, no pensó en los sponsors ni en el negocio”, había declarado.

Australia 1996, el último Major de Seles. Foto: Getty
Australia 1996, el último Major de Seles. Foto: Getty

Seles retornó a las canchas a mediados de 1995, y ganó Montreal. A la temporada siguiente, se llevó el Australian Open, el último de sus 9 Grand Slams y la Fed Cup con Estados Unidos, país para el que se nacionalizó. El 25 de mayo de 2002 alzó su título 53, número con el que finalizó su carrera.

Las preguntas que se hacen todos son: ¿Qué hubiese pasado si Seles no hubiera sufrido este aberrante hecho? ¿Hubiera superado los 22 Grand Slams que posee Steffi Graf? ¿Se hubiera convertido en la mejor jugadora de la historia? Lamentablemente, no hay respuesta para ninguna de estas interrogaciones, todo quedará en un ¿qué hubiese pasado si…?

Foto Portada: Total Pro Sports

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Log in here!