La aventura olímpica de Del Potro

Juan Martín Del Potro llegaba a Río con una ilusión. Dicha ilusión era conseguir una medalla, además de demostrar al mundo tenístico que está de vuelta. El sorteo del cuadro le jugó una mala pasada: en primera ronda se medía ante el mejor jugador del momento, el número uno del mundo, el serbio Novak Djokovic.

Foto: Twitter (@goitiatenis)
Foto: Twitter (@goitiatenis)

El primer partido que disputó el tandilense en Brasil fue en dobles. Junto a Máximo González, derrotaron a Chris Guccione y John Peers por 6-4 7-5. Al día siguiente, su rival de turno era Novak Djokovic. Jugando un tenis fabuloso y basando su juego en una potente derecha con la que desbordó a Nole, lo venció por doble 7-6 y sorprendió a propios y extraños.

Apenas horas después del gran golpe ante Djokovic, el tandilense se enfrentaba al portugués Joao Sousa. 6-3 1-6 6-3 fue el resultado final del encuentro, que le dio a Delpo el pase a octavos. El mismo día, junto con “Machi”, cayeron 6-3 5-7 6-2 ante los españoles Rafael Nadal y Marc López, quienes se terminarían quedando con la medalla de oro. En octavos de final, Juan Martín se medía ante el japonés Taro Daniel. Pese a ceder el primer set por 7-6 (4), se repuso, y jugando un tenis fantástico se llevó los siguientes parciales por 6-1 6-2. Su rival en cuartos: Roberto Bautista Agut. El español fue, como se suponía, un duro escollo, pero Del Potro se terminó quedando con el cotejo por 7-5 7-6 (4).

Del Potro tras derrotar a Nadal y asegurarse la medalla. Foto: Twitter (@delpotrojuan)
Del Potro tras derrotar a Nadal y asegurarse la medalla. Foto: Twitter (@delpotrojuan)

Un tal Rafael Nadal era quien seguia en el camino olímpico del tandilense. Más de tres horas de un duelo en el que sobró emoción. Con ambos jugadores sin demasiado físico, quien se ganó el pase a la gran final del certamen fue Del Potro. 5-7 6-4 7-6 (5) marcó el  tablero.

Llegaba el día de la final por el oro. Andy Murray, campeón olímpico en Londres 2012, era el último rival del argentino en Brasil. Con el correr del partido, a Juan Martín se lo notaba más cansado, sin piernas. Con un excelente nivel, supo hacerse del segundo parcial por 6-4, tras haber cedido el primero por 7-5. Los dos sets siguientes fueron también para el británico por 6-2 y 7-5, quien se terminó llevando la presea dorada tras un duelo que extendió durante más de cuatro horas.

Una medalla histórica para el tenis argentino, la segunda de plata tras Gabriela Sabatini en Seúl 1988, los bronces de Frana/Miniussi en Barcelona 1992 y Suárez/Tarabini en Atenas 2004, y, por último, el también bronce conseguido por Del Potro en Londres 2012.

Foto Portada: Getty

Please follow and like us:
error0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Log in here!