Post Especial: TENIS FEMENINO ARGENTINO. Quinta Parte.

Todo tenista sabe que el suyo es un deporte de revanchas constantes. Donde la convivencia con las derrotas es tan común como su permanente superación. E incluso cuando el cuerpo dice basta en detrimento de seguir intentando una carrera profesional, las segundas oportunidades están al alcance de la raqueta desde el otro lado del court.
Esa elección se le presentó a Federico Paskvan cuando dos operaciones de muñeca signaron un final anticipado a las aspiraciones como jugador (llegó a ser 829º en la ATP) y lo obligaron a dejar la actividad a sus tempranos 22 años a fines del 2009.
Su primera imagen post retiro: Lobos y la casa familiar, lugar ideal para enfriar la cabeza y repartir de nuevo las cartas del futuro. Semanas después, la vocación pudo más y hallar clubes que necesitaran un profesor o ayudante se convirtió en la tarea primordial. “Caí en la academia de Oscar Rodríguez en el anexo de Obras. Estuve ahí 3 meses y el primer viaje que me dieron fue con Pau”, recuerda Paskvan. Así empezó su colaboración con Paula Ormaechea desde hace dos años y medio.
Ambos conforman una joven dupla de relevancia para el tenis femenino nacional. La campaña de Ormaechea (20), Top 150 y estelar entre las argentinas, no sólo es importante por su performance en particular, sino también al forjar un nuevo estandarte en las chicas que la siguen y requieren de una fuente cercana y palpable de inspiración.
Si una cualidad de trabajo los define como equipo, es el esfuerzo mancomunado. Ormaechea no duda en remarcar que este envión “le sirvió más a Federico” que a sí misma. El gesto es tan solidario como autónomo. Definir esa química que los une, la que nació en la marcha, se va alejando de la eventualidad inicial y toma un rumbo concreto.
En diálogo con ETQNV, Paskvan explica cómo surgió todo y qué próximos desafíos se vienen para ellos y los demás actores del tenis de mujeres en el país.

ETQNV: ¿Es cierto que al principio no planeabas entrenar a Paula?

Sí. Cuando me fui de la academia de Oscar, ella me dice que tampoco estaba ya ahí y buscaba entrenador. En un primer momento se lo busqué yo porque todavía no me sentía bien como para manejarla. El precio que le pasaban otros, sus sponsors no llegaban (a costearlo), así que cortó con esa empresa. Desde ahí la ayudé económicamente por conexiones de mi papá, quien le consiguió esponsoreo. Esa ayuda se extendió a la cancha. Una cosa llevó a la otra y con el tiempo terminamos juntos.

ETQNV: ¿Cuán difícil fue decidir ser entrenador al retirarte? ¿Lo considerabas como una opción?

No lo pensaba. Me llevaron las ganas. Extrañaba la cancha y quería estar para ver cómo se sentía. Me gustó lo de Obras y dije “quiero apuntar a más”. Alto rendimiento, no tanto escuelita. Estaba muy entusiasmado y eso me guió.

ETQNV: ¿Separan los roles laborales de su relación como pareja?

¿De novio/entrenador? No. Lo bueno de Paula es que coincidimos en los gustos. Eso ayuda. Y sabe lo que quiere, está convencida, quiere llegar y ser la uno. Quiere y quiere. Vivimos para entrenar, hacer físico, tenis todos los días. No marcamos una diferencia, queremos lo mismo y vamos por eso, en sintonía.

ETQNV: Sebastián Di Stefano, Federico Murray, Carlos Rampello y Javier Degreef, entre otros, son algunos de quienes conducen hoy a jugadoras argentinas en el circuito ¿ves mayor presencia de entrenadores hombres en tenis femenino o continúan faltando?

Siento que falta explotarlo. Hay chicas que no tienen la facilidad económica para jugar, pero con la Copa Federación asistió mucha gente. Veo las canchas de tenis y veo a chicas jugando. Me llegaron ofertas de algunas para que las entrene, y de chicos. No puedo porque estoy con ella, pero faltan entrenadores personales cuando muchas pasan el nivel academia.

ETQNV: ¿Sos de hablar con tus colegas?

A Seba (Di Stéfano) lo vi en varios torneos. En Foggia nos cruzamos. Y con Alejandro Dulko tenemos contacto. Conozco a varios que están trabajando en la Asociación de Tenis de Estados Unidos (USTA), pero casi siempre estoy solo.

ETQNV: Mencionaste la última serie Fed en el Mary Terán de Weiss, que tuvo una convocatoria récord a comparación de otras circunstancias ¿anticipa un nuevo horizonte?

Me gustó todo lo que armaron y correctísima la atención que le dieron. Constancia de hacer, eso levanta. Estoy en contacto con un par de jugadoras y sus entrenadores que viajan acá dentro de Argentina y sé que están haciendo más torneos. Me parece perfecto. Eso va a traer tenis.

ETQNV: ¿Se acercaron patrocinadores a ustedes por la trascendencia que tuvieron desde el Australian Open?

Recibimos ofertas. Y estamos optando por la que le guste a Paula. No es el momento de decir “ésta me gusta “. Hay más gastos que ingresos aún. En la Fed, jugamos con Sancor Seguros, ya que son de Sunchales, su ciudad y quisieron ayudar en esa oportunidad. Tienen ganas de hacer un contrato por un año y probar. Hay gente que quizá no está interiorizada en tenis femenino y deberían probar si les gusta invertir en eso.

ETQNV: ¿Por qué siguen existiendo diferencias tan marcadas con el masculino?

Existen muchas. La mujer tarda un poco en corregir más las cosas. Por ejemplo, en hombres, podés hacer todo un entrenamiento específico con derecha cruzada. En mujeres, tenés que variar los ejercicios, porque se aburren. El hombre por ahí es más blando en ese sentido. Serena (Williams), (Petra) Kvitova y (María) Sharapova le pegan tan duro que los puntos son muy cortos y eso lo hace aburrido. Pasa mucho por el físico. Hay que cambiarlo.

ETQNV: Forman un equipo que desde el comienzo prioriza el nivel más alto posible en la elección de su calendario ¿cómo definís el pantallazo de los WTA y Grand Slams? ¿Tomás nota?

En todos los torneos saco y aprendo algo nuevo. El que te dice: “yo sé todo” no va. Llevo un cuadernito y anoto ejercicios que hacen las buenas. Me encanta. En el US Open, se tuvo la oportunidad de entrenar con una ex número uno como Venus (Williams). Muy positivo, junto a los partidos.

ETQNV: Imagino la primera reacción de sorpresa cuando se enteraron con quién jugaba en primera rueda.

Muy raro (menciona, con una sonrisa de asombro). Poco antes había hablado con el asistente de Venus, quien me comentó que quería que Paula usara su marca de ropa, EleVen, y justo dos días después le tocó en primera rueda. No lo podía creer.

ETQNV: ¿Cómo vienen en cuanto a objetivos para lo que queda del 2012 y la próxima temporada?

La meta a corto plazo es esta última gira para tratar de llegar al main draw de Australia. La qualy está asegurada. Como entrar a Auckland, Sydney y Melbourne.

ETQNV: ¿La Fed es una prioridad?

Sí. Todo depende de cómo terminemos estos torneos en superficie rápida. La Fed será en polvo. A ella le sirvió mucho porque nunca había jugado con tanta gente en Argentina. Como la Davis., es un desgaste bastante mayor por la diferencia entre un torneo a jugar en casa con tu familia y donde vienen todos a verte y apoyarte.

ETQNV: Respecto al ranking, no mentalizan un número.

No. Para nada. Sino sumar. Uno sube puestos y quiere más porque estás a un paso del cuadro principal. Después cabeza de serie y queremos entrar a todos. Siempre te pide más.

Por: Sebastián Capristo. Especial para ETQNV.

TFA Primera Parte: Federico Murray
TFA Segunda Parte: Sebastián Di Stefano
TFA Tercera Parte: Carlos Rampello
TFA Cuarta Parte: Javier Degreef 

Please follow and like us:
error0

2 thoughts on “Post Especial: TENIS FEMENINO ARGENTINO. Quinta Parte.

  • octubre 20, 2012 at 12:20 pm
    Permalink

    excelente nota!!!! felicitaciones Sebas!

  • octubre 21, 2012 at 11:01 pm
    Permalink

    Lo digo con todo respeto y toda la buena leche no me interpreten mal, pero no seria mejor que Paula entrenara con un profesional que no sea su novio ??
    Que opinan ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Log in here!