Roland Garros | Londero y Mayer se despidieron tras un buen certamen

Finalizó Roland Garros para Leo Mayer y Juan Londero cayendo nada menos que ante dos de los mejores jugadores de tenis de la historia, como lo son Federer y Nadal. Y también quedará para el recuerdo el dato de que nuestro país fue el que mayor cantidad de representantes (tres) alcanzó la segunda semana de competencia. Esto no ocurría desde el año 2007 con Nalbandian, Cañas y Mónaco.

El primero en salir a la cancha fue Leonardo Mayer (68º) ante Roger Federer (3º), que venía de jugar su partido número 400 en Grand Slams. Cuando se supo que el suizo iba a ser su rival, el correntino le dijo lo siguiente a nuestro medio: “No sabía quién era mi rival hasta que me dijo Mili (su mujer). Es un lindo partido para él (risas). Hay que jugarlo y ojalá que entre a la cancha, me relaje y que pueda jugar mi tenis que tengo muchas ganas de jugar bien este partido”.

Pero Su Majestad no perdonó en el court Philippe Chatrier y con superioridad se impuso por 6-2, 6-3 y 6-3 en una hora y 45 minutos de juego para meterse en los cuartos de final y extender el historial entre ambos a 4-0.

Pese a la derrota, fue la mejor actuación hasta el momento del Yaca en el polvo de ladrillo parisino. En el camino, había vencido al checho Jiri Vesely (105º), Diego Schwartzman (20º) y al local Nicolas Mahut (252º).

Por el lado de Juan Ignacio Londero (78º), debió enfrentarse ante el “rey del polvo”, Rafael Nadal (2º) en los octavos de final, en lo que fue el primer cotejo entre ambos.

El Topo dio pelea, pero el once veces ganador de la Copa de los Mosqueteros fue quien quedó con el triunfo por 6-2, 6-3 y 6-3, mismo resultado que Mayer vs. Federer, aunque este encuentro duró media hora más.

De todos modos, fue un gran certamen para el oriundo de Jesús María en lo que fue su debut absoluto en el cuadro principal de un Grand Slam, derrotando al georgiano Nikoloz Basilashvili (16º), y los locales Richard Gasquet (39º) y Corentin Moutet (110º).

En declaraciones a El Tenis Que No Vemos, dijo lo siguiente acerca de cómo vivió este encuentro: “Es raro lo que voy a decir. Tuve las sensaciones de un partido normal, fue raro lo que me pasó. Porque hoy cuando me desperté tenía el corazón a 10 mil porque sabía que tenía un partido en el que no sabía cómo me iba a desenvolver en la cancha y cinco minutos antes del partido dije algo como ‘bueno dale, vamos a intentar jugar un partido más’ y entré desde el minuto uno con todo lo que tenía y pensé que me iba a desenvolver peor de lo que me desenvolví. La verdad que eso me dejó muy tranquilo, estoy muy contento por cómo actué en la cancha, estaba quejoso conmigo y me gustaba eso porque sentía que estaba luchando el partido, que lo podía ganar. Esas fueron las sensaciones, muy buenas”.

“Miré un par de veces para arriba y sí, es muy loco estar jugando en un estadio así de la nada después de haber jugado un año atrás con canchas muy, muy chiquititas. Pero la verdad que dentro mío no sé si va a ser una semana muy especial, sentí que jugué un Grand Slam como si hubiera jugado muchos. Esa es la sensación con la que me quedo”, finalizó.

El triunfo llegó por el lado del dobles de la mano de Guido Pella y Diego Schwartzman ante los locales Quentin Halys y Gregoire Barrere por un doble 6-4. En cuartos de final jugarán este lunes ante el holandés Jean-Julien Rojer y al rumano Horia Tecau, que vienen de eliminar a los hermanos Bryan.

Además, mañana será el turno de Juan Martín del Potro (9º) ante Karen Khachanov (11º), duelo que seguramente se juegue cerca del mediodía debido a que quedó pendiente el desenlace del partido de hoy entre Nishikori y Paire.

Please follow and like us:
error0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Log in here!